La culpa y la guerra entre mamás

0
146

Una encuesta hecha por The Daily Mail hace un par de años y que sin duda, sigue vigente, es el hecho de que las mujeres en general vivimos con culpa. TODO EL TIEMPO.

Pedimos constantemente perdón y puede ser por cualquier cosa, desde por que pasamos y sin querer golpeamos a alguien o por tomar el último cupcake de la mesa, por pequeñas y grandes razones nos culpamos de no ser suficientemente buenas en algo.

Aquí van unos datos:

  • 96% de todas las mujeres sienten culpa por lo menos una vez al día y la mitad lo siente más de 4 veces al día.
  • Mitad de ese porcentaje no duerme bien ya que esta preocupada y se siente culpable, sobre todo las mamás.
  • Lo que más preocupa a las mujeres es comer y verse bien, y le sigue ser una buena madre, hija y esposa.

Mucho de este sentimiento es alimentado por la cultura y religión en dónde las mujeres deben ser buenas y entonces cuando ellas no ponen a los demás primero se sienten que están mal.

Creo que es importante que cada vez que nos sintamos culpables paremos y analicemos si en verdad merecemos eso. Estoy segura que muchas veces ni lo cuestionamos y nos auto castigamos.

Si a este problema real y cotidiano le agregamos a las que somos mamás la presión de ser una mamá perfecta y criticarnos entre nosotras. Tenemos la receta perfecta sentirnos solas y que nunca seremos buenas mamás.

Esto yo lo llamo “guerras entre mamás” y generalmente se da entre las mamás que trabaja contra las que no y viceversa, ahora hay otro tipo que son las que comen orgánico contra las que le dan a su familia comida procesada, en fin. Hay muchas mamás que se la viven criticando unas y otras, y de verdad quiero pedirles a todas que paren. De por si nos sentimos culpable por todo lo que hemos hablado y lo que necesitamos son amigas, mujeres y mamas que nos entiendan, apoyen y ayuden.

Si tu eres una de las mamás que no trabajas y ves que llega matándose tarde una que si a la reunión del profesor de su hijo, en vez de criticarla, ¿por qué no le echa la mano? ¿Tranquilizas a su hijo o hablas con el profesor? Por que créeme que esa vez puede ser ella con el problema pero seguramente tu en algún momento también necesitaras de su ayuda.

Yo dejé de trabajar por mucho tiempo por mis hijas y sino es por mis amigas que siguieron trabajando, que me apoyaron y guiaron cuando busqué nuevamente un trabajo, me hubiera sentido muy torpe y sola.

Todas nos necesitamos, que no se nos olvide.

Espero les haya gustado este video, déjenme sus comentarios, compártanlo si les gustó y nos vemos en el próximo viernes de videos!

Mamá Gallina

Comentarios