¿Para qué trabajas, si no lo necesitas?

0
426
adolescente-trabajar-niña-genero-padres

 

Me acuerdo cuando tenía 17 años y quería trabajar en una cafetería. Estaba ilusionada, en mi sueño iba a poder ser “adulta”, ganar dinero y tener responsabilidades. ¡POR FIN! Hasta ese punto todo se me había dado y a pesar de estar siempre muy agradecida, me sentía un poco inútil, la verdad.

Llegué con la idea a casa y se lo conté a mi papá. “Para qué quieres trabajar, no lo necesitas.” Y así cayó mi ilusión. ¿Pero no puedo tratar? Pregunté sorprendida y la respuesta fue la misma a pesar de mi insistencia. Creo que esta fue la primera vez que caí en cuenta de que la sociedad espera cosas distintas de las mujeres y de los hombres.

Pasaron muchos años y la vida me dio una sorpresa. Comiendo con mi padre hace unos años, me platicó lo orgulloso que estaba de que mi mamá empezara a trabajar. ¿Me perdí de algo? ¿Es el mismo señor conservador que no creía en eso? ¡Estaba en shock!. Por decisiones personales, mi madre tomó esa decisión, y los dos están muy contentos.

Estamos hablando de una mujer que solo trabajó un par de años en sus 20’s antes de tener hijos y nunca más volvió al mundo laboral. Ahora a sus 62, empieza ese gran reto. ¡Mis respetos!

Me conmovió ver cómo la manera de pensar cambia hasta en una sociedad tradicional como es la mexicana, y que yo en particular había vivido tantos años dentro de mi familia, y ¡puf! desapareció. Me parece fantástico.

La idea de que la mujer no trabaje porque “no se necesita” va cambiando, hasta en en personas tradicionales como, mi padre. Ahora él piensa que todas las mujeres deben aprender a valerse por sí mismas, casadas o no, con hijos o no. Qué es vital para tener una familia fuerte y sana. Me parece muy interesante y, en lo personal, muy emocionante escuchar eso. ¿Lo pueden creer?

Los tiempos en los que la mujer no se involucraba en la economía de la casa y en los que el hombre no sabía cambiar un pañal, van a desapareciendo. Pero ¿por qué es tan importante esto?

En mi humilde opinión, todas debemos tener un PLAN B. ¿Qué pasaría si el único proveedor de la casa pierde su empleo, tiene un accidente, hay un divorcio o muere? ¿Cómo sobrevivirá esa familia? Esperar que el destino sea “bueno” con uno y jamás tengan que cambiar o tengan problemas, me parece irreal. Por esta razón, creo que tener un plan B es importante para todas las familias. También trabajar saca lo mejor de las personas, en mi caso hacer videos y escribir en los blogs que tengo es algo que amo hacer, me motiva, ilusiona y llena de energía.

En fin, ¿qué opinas? ¿Has pasado por algo similar? ¡Platícame!

Mamá Gallina

Comentarios